jueves, 26 de septiembre de 2013

Lo que no debe estar colgado detrás de la puerta



Recuerdo que alguna vez fui a visitar al gerente general de una empresa. Llegué a la compañía y la asistente me hizo entrar a la oficina del gerente. Esta oficina tenía baño propio y el gerente general estaba ahí. Así que tome asiento esperando que salga. 

La asistente me preguntó si necesita agua o café, le dije que no necesitaba nada y le agradecí. Ella salió de la oficina y cerró la puerta para que tengamos nuestra reunión. 

Generalmente detrás de las puertas de la oficina uno cuelga el saco del traje (terno) que uno usa a diario, un saco extra o a veces uno no cuelga nada. Sin embargo al cerrarse la puerta pude ver que estaba colgado en un armador un pantalón de traje.  



En ese momento me pregunté:

  • ¿Tan malas serán las reuniones en esta oficina que se necesitan pantalones de respaldo? 
  •  ¿Acaso el gerente general saldrá del baño sin pantalones?

A la final salió del baño con pantalones pero tuve que aguantarme el ataque de risa.